Ejercicios de Ergonomía

sábado, 2 de junio de 2012

Problemas con el mouse y el teclado

Las actividades repetitivas son uno de los principales factores de riesgo. En inglés, a las dolencias de este tipo se las conoce como "repetitive strain injuries" (RSI), algo así como "heridas provocadas por un esfuerzo repetido". Escribir en la computadora puede transformarse en una de ellas.
Si bien no es el malestar más común, el síndrome del túnel carpiano es uno de los más temidos. En la red hay miles de sitios que dan cuenta de esta dolencia, que suele aparecer por el uso inadecuado y excesivo del teclado.
El túnel carpiano es un conducto por el que pasan los tendones de los músculos flexores de los dedos y el nervio mediano, que controla los dedos pulgar, índice y mayor. Comienza en el antebrazo, atraviesa la muñeca y finaliza en los dedos.
Cuando se somete a la muñeca a un uso excesivo y repetitivo, flexionándola y extendiéndola constantemente -por ejemplo para tipear-, se produce una inflamación de los tendones y las vainas que los recubren (sinovitis o tenosinovitis), estrechándose el conducto y presionando sobre el nervio mediano.
Los síntomas son dolor, calambres nocturnos y hasta pérdida de sensibilidad y fuerza en los dedos. En general se lo trata con kinesiología o antiflamatorios y, como último recurso, se recurre a la cirugía.
La ciencia todavía no dio una explicación suficiente sobre los orígenes del túnel carpiano ni tampoco descubrió porqué, según indican algunos estudios, las mujeres representan el 80 por ciento de los casos. Entre las razones que desencadenarían esta lesión se mezclan factores médicos preexistentes ¿como diabetes, artritis o hipotiroidismo- con otros, como el uso masivo de las computadoras.
"El teclado es un dinosaurio, diseñado en función de las necesidades mecánicas de las antiguas máquinas de escribir y que obedece a una configuración donde había que hacer mucha fuerza para tipear", se queja Carlos Pereyra, docente de la cátedra de Ergonomía de la Facultad de Diseño Industrial de la Universidad de Buenos Aires (UBA) en Argentina.
Pereyra sostiene que el teclado no respeta el ángulo natural de la mano, y que las letras de uso más frecuente "están dispuestas lejos del alcance de los dedos más hábiles".
"Golpear" el teclado es algo común entre los usuarios de PC. Un estudio realizado en 1994 por el Centro de Ergonomía de la Universidad de Michigan para medir la fuerza que empleaban diez personas para activar las teclas reveló que en todos los casos la presión ejercida sobre ellas era entre 2.5 y 3.9 veces superior a la necesaria para que funcionaran correctamente.
El esfuerzo en el manejo del mouse también trae lo suyo, ya que mantiene a la muñeca flexionada de manera constante y tensiona además, los músculos del cuello y hombro.
Otras RSI típicas son la tendinitis (inflamación del tendón), quistes sinoviales (provocados por una inflamación del líquido sinovial, que es el que permite el desplazamiento sin fricción tanto de las superficies articulares de los huesos como de los tendones en sus vainas) y epicondilitis (codo de tenista), un dolor en el codo por el uso reiterado de los seis músculos externos del antebrazo que ayudan en la digitación.
Algunas precauciones que se pueden tomar:


  • Ubicar el teclado a la altura de los codos o un poco mas abajo, para mantener los hombros y las muñecas relajadas.
  • El mouse debe estar lo más cerca posible del teclado, para reducir el esfuerzo de los músculos relacionados con su uso.
  • Colocar almohadillas de goma entre el teclado y el borde de la mesa, y luego del mouse, para que las muñecas descansen y no queden suspendidas en el aire.
  • Por la misma razón, es necesario apoyar los antebrazos mientras se escribe o se mueve el mouse.
  • Los teclados ergonómicos (los que están partidos al medio y tienen una leve elevación al medio) son ideales, porque respetan el ángulo natural de la mano, evitando posiciones forzadas.
  • No existe un único modelo de mouse. Los mejores son los curvos, donde la mano encaja con mas naturalidad.
  • Escribir con las dos manos para distribuir el esfuerzo.
  • No aplicar más fuerza de la necesaria sobre el teclado y el mouse: se trata de escribir, no de perforarlos.
  • Tomar descansos periódicos durante el horario de trabajo. Aprovechar algunos minutos para caminar y para hacer ejercicios suaves de rotación de muñeca.

  • No hay comentarios:

    Publicar un comentario en la entrada